servicios

Rehabilitación Quirúgica en Murcia

Rehabilitación quirúrgica definición

Resulta inusual hallar a una persona que a lo largo de su vida no haya sido sometida a alguna intervención quirúrgica. Sea por razones cosméticas, por un traumatismo o producto de una enfermedad, entrar a un quirófano es casi obligatorio.

Indistintamente del motivo, la rehabilitación quirúrgica es determinante para asegurar la recuperación. Se trata de un conjunto de técnicas y métodos que se aplican para devolver la funcionalidad a esa parte del cuerpo que ha sido afectada.

Encontrar el alivio tras una cirugía depende en buena medida de aplicar un adecuado programa terapéutico. El mismo puede realizarse en diferentes fases del proceso. En algunos casos, lo más recomendable consiste en iniciarlo antes de la intervención.

En relación a la rehabilitación prequirúrgica es bueno saber que muchas veces funciona de manera extraordinaria, hasta el punto en que la intervención resulta innecesaria. No obstante, y aunque esto no aplica a todos los casos, recibir terapias previas a la cirugía puede marcar una gran diferencia.

Los pacientes consiguen acortar los tiempos de recuperación, incrementar la resistencia, reducir el dolor y las complicaciones. Indiscutiblemente, el médico tratante realizará la evaluación respectiva y se asegurará de recomendar lo que sea más conveniente.

¿Qué es y para qué sirve la rehabilitación post quirúrgica?

Como su nombre lo indica, la rehabilitación postquirúrgica se lleva a cabo después de la cirugía. Esta clase de programas no aplican únicamente a intervenciones relacionadas al sistema musculoesquelético sino a cualquier tipo de operación.

El número de sesiones y el tratamiento en cada caso será diferente. El especialista considerará todos los elementos implicados como el tiempo de inmovilización, si el paciente ha permanecido en cama de manera prolongada o incluso si su calidad de vida es deficiente.

El tratamiento centrará su atención en reducir la inflamación, mitigar el dolor y acelerar la recuperación. Un buen plan de acción contribuye a disminuir el riesgo de que se produzcan otras complicaciones de mayor gravedad.

En nuestro centro de rehabilitación hallarás la asistencia médica profesional que requieres para tu pronta recuperación. Tratamos a todos nuestros pacientes con absoluta empatía. De igual modo, disponemos de los equipos tecnológicos más innovadores para desarrollar cada procedimiento.

Somos un equipo de expertos con una larga trayectoria. Nos apasiona lo que hacemos y estamos comprometidos contigo. Tenemos las habilidades y los conocimientos que se requieren para realizar cualquier proceso de restauración de la salud tras una cirugía.

¿En qué consiste la rehabilitación quirúrgica?

La movilidad es sinónimo de vida. Si un paciente deja de moverse después de una intervención quirúrgica, afectará gravemente su funcionalidad. Suele ser normal que aparezcan algunos efectos como la rigidez o la musculatura tensa.

Tales síntomas deben ser tratados con rapidez para incrementar la flexibilidad y propiedades motoras cuanto antes. Con el estiramiento adecuado y la asistencia por parte de nuestros expertos será mucho más fácil preservar las funciones corporales.

El proceso de recuperación inicia al poco tiempo de la cirugía. En aquellos casos en que sea necesaria la inmovilización, la rehabilitación pasa a ser imprescindible. La razón obedece a que se produce en mayor magnitud la atrofia de los tendones, ligamentos y musculatura en general.

Minimizar los efectos adversos de la cirugía y restablecer el movimiento normal son componentes claves. Nosotros podemos diseñar un programa de ejercicios que se adapte correctamente a los requerimientos particulares del paciente.

Nos encargamos de generar estrategias para reducir el dolor. Aquí nos valemos de la estimulación eléctrica, modalidades de hielo, calor o ultrasonido. También planteamos los ejercicios de flexibilidad y fortalecimiento muscular que sean más convenientes para propiciar el óptimo rango de movimiento.

Nos ocuparemos de ti y te ofreceremos todas las recomendaciones que precises para mantener la adecuada postura, coordinación y equilibrio.

Objetivos de la rehabilitación post quirúrgica

Optimizar el funcionamiento corporal y disminuir la incapacidad del individuo tras una cirugía es el objetivo principal de la rehabilitación post quirúrgica. Además, consigue:

  • Prevenir la atrofia de la zona afectada y minimizar la aparición de tejido cicatricial.
  • Controlar el dolor. Con la terapia adecuada el uso excesivo de fármacos disminuye.
  • Recuperar la movilidad articular y muscular, según sea el caso.
  • Contribuir a la recuperación funcional integral.
  • Evitar recaídas posteriores o que se repita la patología después que ha concluido la convalecencia.
  • Lograr de la forma más rápida posible, y según el ritmo de cada paciente, la autonomía del mismo.
  • Realizar el reentrenamiento muscular para devolver la funcionalidad a todas las partes del cuerpo afectadas.
  • Readaptar la función corporal en su totalidad.
  • Optimizar la calidad de vida y propiciar el máximo bienestar.

Tratamientos en la rehabilitación quirúrgica

En la actualidad, hay una amplia diversidad de tratamientos que se aplican eficazmente para tratar a los pacientes que han sido sometidos a alguna cirugía. En las primeras fases del postoperatorio, lo primero que hay que atender es el edema y las cicatrices.

Para evitar adherencias, picor, hipersensibilidad en la zona u hormigueo, utilizamos diferentes técnicas, masajes u otros métodos láser que suprimen dichos efectos tan desagradables. Posteriormente, resulta indispensable dar inicio a la movilización pasiva y aumentar paulatinamente el rango de movilidad.

Los ejercicios de movimiento, técnicas físicas o terapéuticas favorecen la integración de la parte intervenida en los movimientos habituales del cuerpo.

Beneficios de la rehabilitación quirúrgica

La cirugía es tan importante como el post operatorio. La rehabilitación quirúrgica ofrece los siguientes beneficios:

  • Promueve la óptima recuperación. Mejora el bienestar del paciente tanto en sentido físico como emocional.
  • Es un proceso guiado y controlado para tratar oportunamente las afecciones de las partes blandas.
  • Trabaja a favor de la movilidad y flexibilidad. Los ejercicios son pautados según la evolución y el ritmo de cada paciente. Evita la atrofia muscular o rigidez articular.
  • Disminuye el impacto de las afecciones.
  • El reposo suele ser parte del proceso de recuperación, de alguna manera el cuerpo se adormece y para despertarlo es necesario hacerlo con precaución. Claramente necesitarás la asistencia correcta.
  • Calmar el dolor, las complicaciones y evitar las posibles lesiones futuras.