servicios

Osteopatía craneal en Murcia

Osteopatía craneal definición

La osteopatía craneal es una rama de la fisioterapia que se especializa en el tratamiento de las patologías causadas por ciertos problemas relacionados con las articulaciones del cráneo y las partes que lo conforman.

Se trata de un tipo de terapia manual, no invasiva, que se ejecuta a partir de técnicas conocidas como “movimiento respiratorio primario”. Este se refiere a las contracciones que se generan en las estructuras del cerebro.

La osteopatía craneal es utilizada como complemento en el tratamiento de dolencias y patologías de tipo físico o químico, como por ejemplo el estrés, insomnio, dolores de cabeza y espalda, problemas con el nervio facial, etc.

Se basa en la idea del cuerpo como una totalidad, por tanto, al mejorar la tensión y el equilibrio de un área tan importante traerá consecuencias positivas al resto del organismo. De hecho, algunos estudios clínicos certifican que este tipo de terapia es beneficiosa no sólo para patologías del sistema nervioso, también para otros sistemas del organismo.

Es importante resaltar que la osteopatía craneal ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como un tratamiento médico complementario. Muchos países incluyen, desde hace ya varias décadas, a la osteopatía dentro de su sistema de salud. Como por ejemplo: EEUU, Canadá, Nueva Zelanda, Portugal, Francia, Suiza, Suecia, Dinamarca, España y Gran Bretaña.

¿Qué es y qué hace la osteopatía craneal?

La osteopatía craneal, también conocida como terapia cráneo-sacral, es una técnica creada por el Dr. William Gardner Sutherland en los Estados Unidos en 1939. La gran contribución de este médico a la osteopatía fue el estudio del cráneo, los huesos que lo componen, sus movimientos y cómo se relacionaban estas áreas con distintas disfunciones.

Sutherland estableció esta terapia craneal en torno al mecanismo de contracción-expansión rítmica del cerebro, que denominó como “movimiento respiratorio primario”. Este movimiento ayuda a  que el líquido cefalorraquídeo (LCR) circule sin problemas, a la movilidad de las meninges craneales y espinales, la contracción-expansión del encéfalo y la médula. Así como también contribuye con los movimientos involuntarios del sacro.

Este movimiento respiratorio consta de 2 fases: la flexión o inspiración y la extensión o espiración. Se considera movimiento primario debido a que existe desde que somos embriones.

Un osteópata te ayudará a recuperar el equilibrio en este movimiento primario a través de una serie de técnicas especiales. Lo que puede ser muy bueno para ayudar en el tratamiento de dolencias como:

●      Dolores de cabeza, cuello y espalda

●      Mareos y vértigos

●      Sinusitis y rinitis.

●      Acúfenos

●      Molestias en la articulación temporomandibular (ATM)

●      Dolores musculares o viscerales a distancia, teniendo en consideración su inervación en la esfera craneal.

¿En qué consiste la osteopatía craneal?

La osteopatía craneal es un tratamiento que se inicia con un examen detallado del paciente. En nuestra clínica de fisioterapia el especialista primero realizará la anamnesis, así como la palpación de los tejidos y articulaciones. Seguidamente, aplicará una serie de pruebas para valorar la movilización y revisará las radiografías y exámenes de laboratorio del paciente.

Tras esta evaluación, podrá determinar las alteraciones mecánicas y establecerá una serie de técnicas que se adaptarán a las particularidades del paciente. Todas las técnicas aplicadas son manuales, no invasivas y no causan dolor.

Se aplican cuidadosamente sobre la cabeza del paciente, se puede decir que son suaves masajes con una presión leve y que pueden resultar relajantes. De acuerdo a la patología, nuestro especialista selecciona las técnicas más adecuadas para cada caso. Así podrá tratar la zona que quiera equilibrar: el tejido óseo, membranoso o los fluidos.

Objetivos de la osteopatía craneal

El principal objetivo de la osteopatía craneal es ayudar a las estructuras involucradas a retomar el equilibrio y maleabilidad. Esto ayudará a normalizar el movimiento respiratorio primario y a que el organismo pueda iniciar un proceso de recuperación más efectivo.

Las técnicas de la osteopatía craneal buscan optimizar la circulación vascular, nerviosa y del líquido cefalorraquídeo. Lo que permitirá la disminución de dolencias derivadas de tensiones suturales o de las estructuras nerviosas del área.

En definitiva, el fin de este tipo de tratamiento es mejorar la calidad de vida de los pacientes que presentan ciertos dolores crónicos con causas desconocidas o poco definidas. Claro está, el éxito de la terapia dependerá de la habilidad del especialista y de la elección adecuada de las técnicas que aplique.

Por eso, si te interesa la osteopatía craneal te recomendamos que acudas a una clínica con especialistas con años de trayectoria aplicando este tipo de tratamientos en todo tipo de pacientes.

Tratamientos en la osteopatía craneal

Los tratamientos que los especialistas en osteopatía craneal aplican son variados y se seleccionan dependiendo de las características del paciente y la patología que sufra.

Las técnicas son diversas, pero lo más importante es la capacidad del osteópata para reconocer la eficiencia de la técnica en relación con la patología y el estado general del paciente.

Entre las técnicas más utilizadas están las siguientes:

●      Stretching.

●      Ejercicios isométricos.

●      Técnicas propioceptivas.

●      Corrección vertebral.

●      Técnicas para las fascias y los paquetes vasculares.

●      Técnicas de inhibición y estimulación.

●      Técnicas especiales de masaje suave para el cráneo.

El tiempo de duración de las sesiones puede variar de 20 a 30 minutos pero pueden ser más extensas dependiendo de las circunstancias y necesidades terapéuticas del paciente. Los intervalos entre sesiones, también varían, generalmente se suelen cada 2 semanas, sobre todo para las de corrección inicial.

Beneficios de la osteopatía craneal

En los últimos años, cada vez son más las personas que buscan este tipo de terapia. Sobre todo para problemas de tipo emocional o para dolores sin causa aparente. Esto debido a que es una alternativa que, sin ser invasiva ni dolorosa, genera grandes cambios a nivel sistémico.

Los pacientes que se han sometido a esta clase de terapias aseguran haber recibido múltiples beneficios como:

●      Genera un estado de relajación y tranquilidad.

●      Ayuda a recuperar el equilibrio emocional y la salud general.

●      Complementa tratamientos para aliviar la ansiedad y la depresión.

●      Ayuda a lograr un sueño nocturno mucho más profundo y continuo.

●      Disminución de dolores de cabeza, cuello y espalda.

●      Desaparición de vértigos o mareos.

●      Disminuye dolencias mandibulares.

Estás técnicas se pueden aplicar, en niños, adultos, ancianos y embarazadas. Y son muy recomendadas para personas que padecen trastornos emocionales y psicológicos.